El futuro del diseño de centros de datos

Durante el Congreso Mundial de Datacloud en Mónaco, entrevistamos al especialista en centros de datos de Hyphen, Peter Agnew, acerca de su experiencia y el futuro del diseño de centros de datos.

El mayor cambio es la escala de los centros de datos en los que estamos trabajando: la creciente demanda está impulsando el diseño de instalaciones de hiperescala, cada vez más grandes, con mayores densidades de potencia. Nuestros clientes, que tradicionalmente han sido conservadores a la hora de disponer de espacios vacíos, ahora construyen en fases más grandes para mantenerse al día con la demanda. También vemos fusiones y nuevos participantes en el mercado europeo que dan el respaldo financiero necesario para llevar a cabo este tipo de proyectos. Hace unos años, los proyectos de centros de datos más grandes en los que habíamos trabajado eran conversiones de almacenes de 10 a 12 MW. Actualmente, estamos desarrollando varios proyectos de campus donde cada edificio puede distribuir alrededor de 30 MW de potencia a los servidores interiores.  Como referencia, 1 MW alimenta a unos 1000 hogares, por lo que algunos de estos proyectos tienen el potencial de consumir la misma energía que una ciudad grande. Las salas de datos también están creciendo y actualmente, estamos diseñando espacios individuales de unos 6000 m2 cada uno, capaces de albergar dos aviones jumbo en su interior.

¿Qué aspectos se espera que vayan a evolucionar?

Al tiempo que se desarrolla la hiperescala, la industria también se está moviendo en la dirección de centros de datos más pequeños, de cercanía, que llevan los datos (la transmisión de YouTube o Netflix, por ejemplo) a las poblaciones que los producen o consumen. Las empresas continuarán trasladando sus aplicaciones críticas y el almacenamiento de datos a la nube para reducir costes y externalizar el mantenimiento de sus sistemas. El hardware informático comenzará a virtualizarse, lo que permitirá a las empresas operar con hardware básico y alquilar máquinas (ejecutadas en la nube) para realizar sus cálculos. La industria del videojuego ya está mostrando signos de avance en esta dirección con los juegos de consola basados en la nube. El crecimiento del 5G, la IA (inteligencia artificial) y el IdC (Internet de las cosas), como los dispositivos inteligentes y automóviles autónomos, requerirá mucho más almacenamiento y procesamiento de datos, preferiblemente cerca de los consumidores.

También estamos viendo los efectos del nacionalismo que se manifiestan en el sector tecnológico, ya que los países están comenzando a exigir que los datos de sus ciudadanos se almacenen localmente (creando sus propias normas de acceso a Internet).

¿A qué retos te has enfrentado?

En Hyphen, trabajamos para clientes exigentes, algunos de los nombres más importantes del sector, que siempre nos desafían a pensar de manera innovadora para cumplir con sus requisitos.  Como muestra, un sótano de 6 metros de profundidad para reducir el volumen del edificio sobre el suelo en Frankfurt o un centro energético, de seis pisos y de 9 m de ancho, construido entre edificios de oficinas en Londres.

También debemos tener en cuenta el cambio tecnológico con vistas al futuro: a lo largo de los años, hemos experimentado avances y cómo el diseño del edificio se ha adaptado para cumplir su función.  Lo que se considera vanguardista al comienzo de un proyecto puede quedar obsoleto cuando el edificio está completamente equipado.

La innovación es constante y la tecnología está cambiando rápidamente, aunque más del lado mecánico y eléctrico que de la construcción. Es importante que nos mantengamos al día con las tecnologías emergentes para poder apoyar a nuestros socios de ingeniería y saber integrar sus diseños en el edificio.

Como arquitectos, también somos a menudo el puente entre la ingeniería y el mundo real, y presentamos diseños y planificaciones a entidades oficiales y al público en general, por lo que es importante comprender los principios del diseño y las innovaciones para poder comunicarlos de manera eficaz a una audiencia no técnica.

Cualquiera que sea el reto, lo aceptaremos y, sea lo que sea que depare el futuro, la necesidad de un enfoque flexible y colaborativo (para que el diseño se una como un todo) siempre será vital para cualquier proyecto de centro de datos.»